Principales causas del déficit de vitamina D y cómo combatirlo

Última actualización: 27.01.22

 

La deficiencia de vitamina D en el organismo puede producir diferentes enfermedades asociadas a los huesos, pero también es capaz de agravar ciertas afecciones crónicas como esclerosis múltiple, diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares e incluso la depresión, en este sentido, es importante identificar por qué ocurre este déficit y cómo podemos combatirlo para mantener nuestra salud general.

 

Una cantidad adecuada de vitamina D puede mantener el metabolismo calcio-fósforo dentro de un rango considerado normal para la salud ósea del ser humano promedio, pero se ha demostrado en diferentes investigaciones que este nutriente funciona de forma similar a una hormona, participando en otras funciones importantes del organismo. Sin embargo, es necesario aclarar que los científicos no han llegado a una conclusión universalmente aceptada sobre la cantidad exacta de vitamina D que debe tener el organismo para un funcionamiento óptimo, sobre todo porque cada cuerpo puede comportarse de manera diferente.

Para conocer los niveles de vitamina D es necesario realizar una prueba de laboratorio llamada 25-OH-vitamina D, que permite medir la cantidad en nanogramos por mililitro de este nutriente en la sangre. Los rangos considerados normales por la mayoría de los expertos en bioanálisis pueden ser entre 20 y 40 ng/ml o de 30 a 50 ng/ml. En este sentido, un rango menor a 12 ng/ml podría ser diagnosticado como déficit de vitamina D, sin embargo, este no es un dato definitivo.

Lo que sí podemos hacer es tratar de entender las causas de esta deficiencia para poder atacar el problema de raíz, con el objetivo de mejorar la salud en general. Para esto, es necesario revisar los factores biológicos que intervienen en la cantidad de vitamina D que tenemos en la sangre.

La importancia del sol y el color de piel en la síntesis de vitamina D

Los estudios científicos han permitido conocer que los seres humanos obtenemos la mayor parte de la vitamina D de la luz solar, mediante un proceso que ocurre en la piel llamado síntesis cutánea. De esta manera, la enzima 7-dehidrocolesterol es transformada en colecalciferol. Después, el hígado y los riñones se encargan de convertirla en 25-OH-vitamina D. Sin embargo, este proceso cambia considerablemente en cada color de piel.

En 1997, los investigadores M.-C. Chapuy, S. Arnaud y P.J. Meunier del Hospital Edouard Herriot, en Lyon, Francia, realizaron una investigación en 20 ciudades de 9 regiones diferentes, donde trabajaron con una muestra de 1569 personas a las que les midieron la cantidad de vitamina D. En este sentido, encontraron que los sujetos del norte del país, que viven en sitios urbanos donde el estilo de vida y la rutina diaria impiden la exposición al sol, tienen menos cantidad de vitamina D. Por otro lado, las personas del sur que trabajan en zonas más rurales con exposición diaria al sol cuentan con valores más altos de este nutriente. 

Esta y otras investigaciones han demostrado que la intensidad de luz solar también influye en la concentración de vitamina D, por esta razón, hay que prestar especial atención durante el invierno, ya que los rayos UV entran al planeta de forma más oblicua de lo habitual, por lo tanto, la capa de ozono absorbe una mayor cantidad de fotones. Es por esto que en la época más fría del año es recomendable tomar el sol entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde, con el objetivo de sintetizar la mayor cantidad posible de vitamina D.

El color de piel es otro factor a considerar para la síntesis de vitamina D, ya que las personas de piel clara sintetizan mejor la vitamina D que las de piel oscura. Esto ocurre porque los altos niveles de melanina absorben los fotones, funcionando como un protector solar natural, por lo tanto, los individuos de raza negra necesitan una exposición más prolongada a los rayos del sol, ya que tienen un riesgo más alto de padecer déficit de este nutriente.

 

La edad como causa del déficit de vitamina D

La investigación de M. Valero Zanuya y F. Hawkins Carranza, del Hospital Universitario 12 de octubre de Madrid, determinó en 2007 que la edad puede influir en la cantidad de 7-dehidrocolesterol en la piel, en este caso, los pacientes mayores de 70 años producen solo un 25 % de la vitamina D total producida por personas de 20 años. Esto significa que debemos considerar especialmente a los abuelos, ya que tienen una capacidad muy reducida para la síntesis de vitamina D, aunque se expongan constantemente al sol. A esto debemos añadir la tendencia a quedarse en casa de algunas personas de la tercera edad.

Los adultos mayores que viven en instituciones con cuidadores por lo general tienen un riesgo más alto de sufrir una deficiencia de vitamina D, de este modo, el deterioro de su estructura ósea puede ser más acelerado. Es por esta razón que los familiares de estas personas deben informarse sobre cómo es la rutina diaria en estos centros de atención donde las personas mayores viven de forma permanente. En estos casos, los expertos recomiendan ingerir un suplemento de 600 a 800 UI de vitamina D al día, pero en caso de una deficiencia grave es posible que los médicos indiquen una dosis más alta. Las mejores vitaminas D del 2022 (puedes encontrar aquí algunas opciones de compra) tienen una etiqueta con las dosis recomendadas según la edad.

Vitamina D: Sistema digestivo, hígado y riñones

Para encontrar la causa de la deficiencia de vitamina D es necesario analizar el desempeño del sistema digestivo, ya que algunas afecciones como la enfermedad de Crohn o la celiaquía pueden disminuir considerablemente la capacidad de sintetizar este nutriente. Asimismo, los riñones juegan un papel importante, por lo que las personas con enfermedad renal crónica tienden a perder 25-hidroxivitamina D a través de la orina.

Por otro lado, las enfermedades hepáticas colestásicas y no colestásicas producen malabsorción de grasas, por lo que no es posible extraer correctamente este nutriente directamente de los alimentos y tampoco transformar la 7-dehidrocolesterol en 25-OH-vitamina D. En estos casos, es necesario tratar médicamente las enfermedades para lograr una mejora en la síntesis de vitamina D, así como agregar un suplemento a la dieta.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS