Infusión de jengibre: recetas

Última actualización: 03.08.21

 

El jengibre es considerado en la actualidad como un superalimento debido a los múltiples beneficios que aporta a la salud. Una de las formas más comunes de consumirlo es en infusión, ya sea solo o acompañado de otros ingredientes que ayudan a mantener el organismo en buenas condiciones y combatir algunas enfermedades. 

 

A pesar de la gran atención que le han dado los medios de comunicación, muchos todavía no sabemos a ciencia cierta para qué sirve el jengibre. Lo primero que debemos entender es que esta planta originaria de Asia tiene múltiples usos culinarios y terapéuticos, por ejemplo, algunos estudios sugieren que tiene un efecto antiemético, lo que significa que previene e impide el vómito, ya que favorece la motilidad y el vaciamiento gástrico.

Pero el jengibre aporta muchos otros beneficios al organismo; por ejemplo, se considera un buen antitusígeno, además, tiene propiedades antiinflamatorias y es un poderoso antioxidante, por lo que se utiliza para combatir el envejecimiento prematuro. Por si fuera poco, se está estudiando su posible capacidad para prevenir algunas enfermedades degenerativas.

 

¿Cómo preparar infusión de jengibre?

La mejor manera de hacer una infusión es utilizar jengibre fresco, puedes picar la raíz en rodajas o rallar un poco. La medida indicada es de 20 g de la planta por cada taza de agua que vas a preparar. Cuando el agua alcance el punto de ebullición, es momento de agregar el jengibre para cocinarlo durante 20 minutos. Posteriormente, debes retirar del fuego y dejar reposar por otros 10 minutos. Y eso es todo, solo tienes que colar y servir.

El té de jengibre natural es muy interesante, tiene un color pálido, pero al mismo tiempo brinda un fuerte aroma parecido al limón que resulta muy agradable, además, ofrece un sabor un poco picante, sin embargo, puede ser combinado con otros ingredientes, no sólo para matizar las sensaciones en el paladar, sino también para incrementar el poder curativo del jengibre. Veamos 3 recetas para preparar bebidas con jengibre.

  1. Jengibre, miel y limón para la gripe

Si no sabes cómo usar el jengibre, esta infusión te puede interesar. Solo debes colocar 500 ml de agua al fuego hasta que hierva. A continuación, puedes incorporar 40 g de jengibre en rodajas para cocinar por 15 minutos, después, debes retirar del fuego y agregar el zumo de 1 limón. De esta preparación obtienes 2 tazas de infusión.

Se trata del té por excelencia para el resfriado, ya que tanto el jengibre como la miel de abejas y el limón son antibacterianos naturales, por lo que estos tres ingredientes son utilizados para aliviar la tos, el dolor de garganta y otros síntomas respiratorios. Al estar combinados en una bebida caliente, sus beneficios se potencian al máximo.

Las propiedades del jengibre con limón y miel van más allá del alivio de los síntomas del resfriado común. Aunque tiene un PH ácido, el limón es de las frutas con más efecto alcalinizante, pero además es conocido por su contenido de vitamina C (puedes encontrar aquí unas opciones de compra), que ayuda a fortalecer el sistema inmunitario, asimismo, contiene flavonoides que son antiinflamatorios. Del mismo modo, la miel contiene vitaminas A, B, C y D, así como calcio, magnesio, hierro, fósforo, cobre, entre otros. Por si fuera poco, la infusión de jengibre y limón con un toque de miel tiene un alto contenido de potasio, que resulta fundamental para el buen funcionamiento del sistema nervioso.

  1. Piña con jengibre y canela para adelgazar

Esta puede ser una buena respuesta a la pregunta sobre cómo tomar jengibre para perder peso. La receta para preparar esta infusión lleva la cáscara de una piña, 1 rama de canela, 50 g de jengibre rallado y 1 litro de agua. Es tan sencillo como agregar todos los ingredientes en el agua hirviendo y cocinar durante 15 minutos. Después, solo hay que colar la infusión y dejar reposar un poco antes de servir. Aunque la piña sirve como endulzante natural, puedes añadir miel de abejas para mejorar el sabor. Esta bebida se puede consumir caliente o fría. 

Hace mucho tiempo que se utiliza la canela para bajar de peso, ya que ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre, evitando los picos de insulina después de comer. En este sentido, también es buena para mantener la sensación de saciedad durante más tiempo, controlando así el hambre. Además, se cree que la canela puede ser beneficiosa para mantener a raya los niveles de triglicéridos y colesterol.

Por su parte, la piña es uno de los diuréticos más utilizados para el tratamiento de afecciones en los riñones. Gracias al alto contenido de agua y fibra, esta fruta permite eliminar sales y toxinas a través de la orina. Además, combate la retención de líquidos, por lo que forma parte de las dietas para adelgazar. 

  1. Pepino, jengibre y limón para desintoxicar

Según la famosa dieta detox, el agua de pepino es muy buena para eliminar toxinas a través de la orina, es por esto que muchos tenemos la duda sobre cómo hacer infusión de jengibre con pepino. En esta oportunidad, se trata de mezclar la infusión de jengibre y limón con el agua de pepino. La idea es tener una bebida fresca disponible para consumir durante el día. Se trata de una sustancia hidratante y de sabor agradable, pero al mismo tiempo útil para mantener la buena salud del organismo.

El agua de pepino ayuda a fortalecer las funciones gastrointestinales, mejora el sistema renal y favorece la salud de la piel. En combinación con el jengibre y el limón, se convierte en una bebida muy diurética, por lo que puede combatir el exceso de líquido en el cuerpo, ayudando a perder peso.

Sin embargo, debemos aclarar que esta bebida no debe ser sustituta del agua, sino un complemento de la hidratación. Tampoco sustituye las comidas básicas diarias ni puede revertir los efectos negativos de las bebidas alcohólicas. Además, tiene ingredientes que pueden ser irritantes para algunas personas, por lo que su consumo en exceso puede ser contraproducente.

 

Laisser un commentaire

0 COMMENTAIRES