Alimentos ricos en probióticos y que no conocías

Última actualización: 27.01.22

 

Los probióticos son un tipo de microorganismo cuyo desarrollo es potenciado por nosotros mismos, a través de la ingesta de una serie de alimentos específicos. Su finalidad es protegernos de las bacterias intestinales, creando una película que le impide a ciertos microbios fijarse en la mucosa y deteriorar nuestra salud.

 

Quizás no lo sepas, pero en nuestro organismo habitan una serie de bacterias procedentes de los alimentos que consumimos, que tratan de adherirse a las paredes del intestino. Es entonces cuando nuestro cuerpo comienza a debilitarse, ya que dichos microorganismos se alimentan de nosotros para subsistir.

Puede que conocer este hecho nos genere cierta preocupación, pero, la verdad es que se trata de un proceso completamente natural. Recordemos que todos los días consumimos vegetales, carnes o alimentos que llevan consigo estas bacterias. 

Sin embargo, en nuestro organismo también se encuentran los probióticos, que son otro tipo de microorganismos considerados “buenos”. Estos crecen lentamente de acuerdo a los alimentos que consumamos para potenciarlos. Su función es fundamental para nuestra salud y mejora del tránsito intestinal, ya que se fijan a la mucosa y crean una película protectora que evita la adhesión de las bacterias perjudiciales.

Pero, para que esto sea posible, tienes que incorporar a tu dieta diaria una buena carga de probióticos. Para ello, existe en el mercado un gran número de fármacos formulados especialmente para suplir esta necesidad de tu cuerpo. De igual manera, hay varios alimentos ricos en probióticos, que probablemente has estado consumiendo durante años, sin siquiera saber el aporte tan importante que ejercen sobre tu salud intestinal.

 

¿Conoces qué alimentos son ricos en probióticos?

Los probióticos son bacterias “buenas” que se forman mediante un proceso de fermentación en algunos alimentos conservados en vinagre, lácteos, entre otros. Estos microorganismos entran a nuestro cuerpo para proteger la mucosa intestinal de todas aquellas bacterias peligrosas.

El desarrollo de los probióticos en nuestro intestino debe ser potenciado naturalmente a través de una serie de alimentos para mejorar nuestro tránsito intestinal significativamente. En este sentido, no sólo se trata de llevar una dieta balanceada, libre de grasas, baja en carbohidratos, rica en frutas y proteína. Si queremos cuidar de nuestra salud, debemos comenzar por conocer qué es lo que estamos ingiriendo y, en este caso, saber qué alimentos poseen un mayor concentrado de probióticos.

Yogurt

El yogurt es uno de los probióticos de mayor popularidad, que es fácil de adquirir en cualquier supermercado y, por ende, consumido por miles de personas en todo el mundo. Probablemente, si abres tu refrigerador encontrarás un bote de este producto en él. 

Se trata de una leche de tipo fermentada que mejora la función intestinal, gracias a que posee un alto contenido de ácido láctico. Además, su carga de proteínas se caracteriza por tener un menor porcentaje de lactosa, lo que permite que el organismo pueda digerir con mayor rapidez y facilidad las proteínas contenidas en él.

Por otra parte, en cuanto al concentrado de probióticos ofrecido por el yogurt, se espera que sea un alimento rico en este tipo de microorganismos, debido a que proviene de un proceso directo de fermentación. No obstante, con los procesos industriales de desinfección y tratamientos térmicos a los que es expuesto el producto, podría disminuir significativamente el porcentaje de probióticos. Por ello, no está de más apostar por un yogurt artesanal.

 

Queso (no sometido a pasteurización)

El queso es otro probiótico que seguramente habrás consumido al menos una vez en tu vida o quizás forme parte de tu dieta diaria. Sin embargo, este producto no siempre es beneficioso para nuestra microbiota, ya que, si ha sido expuesto a un proceso industrial de pasteurización, como ocurre con gran cantidad de productos lácteos, entonces los probióticos producto de la fermentación morirán.

En este sentido, si tu propósito al consumir queso va más allá de la mera obtención de calcio y también deseas aportarle a tu organismo una importante carga de probióticos, tendrás que verificar que se haya empleado únicamente leche fermentada sin ningún tratamiento de esterilización. De hecho, quesos como el mozzarella o requesón son altamente recomendables, porque sus probióticos se mantienen intactos.

 

Alimentos en conserva 

Los alimentos conservados en vinagre como las aceitunas, alcaparras, pepinillos, berenjenas y demás encurtidos, suelen poseer un importante porcentaje de probióticos. Esto es debido a que, al entrar en contacto con la respectiva solución salina añadida, el vinagre intensifica su acidez. De esta manera, comienza a formarse tanto la levadura como las bacterias de tipo lácteas. 

Todos estos organismos se fijan en la superficie de los alimentos en conserva y, al ingerirlos, conseguimos un buen porcentaje de probióticos, así como también ácidos como el ascórbico, acético y málico, potenciadores naturales de la absorción del hierro contenido en los vegetales a consumir.

Soja

La soja es otro alimento que, tras un proceso de fermentación con lactobacillus acidophilus, logra concentrar un alto porcentaje de probióticos beneficiosos para nuestra salud intestinal. Asimismo, le aporta al organismo nutrientes importantes como los dados por el ácido fólico y la vitamina B.

Entre las preparaciones con base en soja fermentada más consumidas por los vegetarianos, debido a que su carga proteica compensa la no ingesta de quesos o carnes, encontramos el Miso, que es una pasta aromatizada que surge de la combinación de arroz o semillas de habas con soja. Igualmente, el Natto, proveniente de tierras niponas y el Tempeh. Todos ellos son productos eficaces para mejorar el proceso digestivo y tienen grandes propiedades probióticas.

 

Kimchi

El Kimchi es un platillo fermentado de origen coreano que, según la Unesco, se encuentra entre el listado representativo del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Se trata de un probiótico por excelencia, debido a que la gran mayoría de sus ingredientes, como col China, rábanos, pepinillos y algunos vegetales, son fermentados por medio de una técnica de salmuera, por lo que la presencia de bacterias de tipo lácteas y levadura, resulta notable.

Estos son sólo algunos de los alimentos, cuyo nivel de eficiencia es comparable al de productos descritos como el mejor probiótico del momento, que podemos incorporar a nuestra dieta diaria, con el propósito de mejorar nuestra salud, sin tener que consumir ningún tipo de fármaco. 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS